Niños y medios: una pareja con intermediarios